CURIOSIDADES DEL BARRIO05 de Noviembre de 2017

LA ÚNICA CALLE CON NOMBRE DE MUJER

Manuela Pedraza es la única calle de todo el barrio que lleva nombre de mujer. En la Ciudad de Buenos Aires, sólo el 4% de las mismas poseen nombres femeninos. Quién fue esta mujer y cómo afecta el machismo en la capital te lo cuenta soydeurquiza.com.

Las mujeres siempre estuvieron al margen de los reconocimientos en la Ciudad de Buenos Aires, mientras que los hombres figuran como los grandes hacedores de la historia. Las estadísticas indican que sólo 92 de las 2208 calles con nombres de personas pertenecen a mujeres. Esto significa que las designaciones femeninas para dichos espacios públicos representan apenas el 4%, y que casi el 40% de los distritos no tienen referencias a mujeres dentro de sus perímetros.
 
Los barrios más machistas de la ciudad son Almagro, Balvanera, Belgrano, Boedo, Monserrat, Monte Castro, Parque Chas, Parque Patricios, Paternal, San Cristóbal, San Telmo, Versalles, Villa del Parque, Villa Luro, Villa Ortúzar, Villa Real y Villa Riachuelo, ya que son estrictamente varoniles. Le siguen, con sólo una calle con nombre de mujer en su interior, La Boca, Constitución, Floresta, Liniers, Recoleta, Retiro, Saavedra, San Nicolás, Villa Crespo, Villa Devoto, Villa General Mitre y Villa Urquiza.

Avenida Triunvirato y Manuela Pedraza


Sin embargo, Puerto Madero, que es la zona más nueva de la ciudad, tomó las riendas  de la igualdad. Por eso mismo cuenta con 27 arterias femeninas que remiten a heroínas y revolucionarias que lucharon contra los prejuicios de su época y que supieron defender la libertad y la independencia.


QUIÉN FUE MANUELA PEDRAZA.

Tras una ordenanza aprobada el 27 de noviembre de 1983  fue una de las primeras mujeres homenajeadas en calles de Buenos Aires.

Fragmento de Los Malditos, de Norberto Galasso.

Nace en Tucumán. En agosto de 1806, combate duramente a los invasores ingleses, acompañando a su esposo. Él muere en la pelea y ella toma su fusil y da muerte al inglés que lo ha matado. Luego le arranca el fusil, que presenta, después, como trofeo a Liniers. Por esta acción se le otorga el grado de subteniente de infantería. En el informe sobre su actuación, Liniers afirma: “No debe omitirse el nombre de la mujer de un Cabo de Asamblea, llamada Manuela la Tucumanesa (por la tierra de su nacimiento) que combatiendo al lado de su marido, con entereza sublime, mató a un soldado inglés, del que me presentó su fusil”. En su canto a la Reconquista, el poeta negro Pantaleón Rivarola la recuerda de este modo: A estos héroes generosos una amazona se agrega que, oculta en varonil traje, triunfa de la gente inglesa Manuela tiene por nombre por Patria, Tucumanesa. Como suele ocurrir, transcurrido el tiempo, los gobiernos carentes de posición nacional se olvidan de aquella Reconquista – para no perturbar las relaciones con su Graciosa Majestad Británica – y por ende, se olvidan también de quienes defendieron a la patria ante ese inicuo atropello. Así, de Manuela Pedraza poco se sabe, ni siquiera sus fechas de nacimiento y muerte, pero sí que cayó en la miseria y arrendaba una modesta pieza y que por falta de pago, le iniciaron, en dos oportunidades, juicio por desalojo. Alguien se acordó de otorgarle su nombre a una calle, pero la mayoría de los argentinos desconoce el episodio heroico del que fue protagonista.