COMISARÍAS ABIERTAS03 de Abril de 2017

"CON 30 POLICÍAS MÁS SERÍA EL HOMBRE MÁS FELIZ DEL MUNDO"

CLAUDIO ESCARIZ ASUMIÓ EN ENERO AL FRENTE DE LA COMISARÍA 39, UBICADA EN OLAZÁBAL ENTRE BURELA Y ALTOLAGUIRRE. EL PRIMER JUEVES DE CADA MES LOS VECINOS PUEDEN DIALOGAR CARA A CARA CON EL COMISARIO. SOYDEURQUIZA.COM ESTUVO PRESENTE EN EL PRIMER ENCUENTRO.
Claudio Escariz estará un año al frente de la comisaría 39.


El Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta afirmó que uno de los objetivos de la nueva Policía de la Ciudad es que los ciudadanos tengan diálogo directo con las autoridades. Con ese fin se creó el programa Comisarías Abiertas: el primer jueves de cada mes los vecinos pueden acercarse y hablar cara a cara con los encargados de brindarles seguridad.

En Villa Urquiza el primer encuentro fue en la comisaría 39 de la calle Olazábal. Participaron 70 vecinos, autoridades del Gobierno porteño y el comisario Claudio Escariz, quien asumió el pasado 20 de enero.

La primera aclaración de Escariz fue que estará un año al frente de la comisaría, ya que los comisarios irán rotando después de 12 meses en el cargo.

La jurisdicción de la 39° abarca 421 manzanas, comprendidas entre Mariano Acha, Avenida de los Constituyentes, Avenida Congreso y las vías linderas al Cementerio de la Chacarita.

LOS RECLAMOS

Claudia, mamá de dos adolescentes, tomó la palabra y pidió por la creación de senderos seguros para evitar los robos a los chicos a la salida del colegio. Escariz explicó que los senderos seguros ya comenzaron a implementarse en Urquiza a fines de 2016 y seguirán este año, con la participación de personal civil que vestirá chombas grises y estará en contacto directo con el policía más cercano.

El comisario reconoció que actualmente dispone de 186 efectivos, aseguró que con 30 policías más "sería el hombre más feliz del mundo" y dijo que por el momento deberá arreglarse con lo que tiene.



Otro grupo de vecinos aprovechó para denunciar la existencia de puntos de venta de droga en el barrio. Una señora afirmó indignada: "Hay una casa en Rivera y Triunvirato que vende droga, frente a la plaza Echeverría. Lo saben todos, hasta el rector de la escuela que están enfrente. Otro asistente a la reunión denunció otro punto de venta sobre Cullen al 5000,

Un vecino mostró su preocupación porque sobre Cullen, antes de llegar a Burela, "hay una camioneta abandonada con un hombre que duerme adentro y mira los movimientos de todos".

Una mujer que vive en Monroe y Miller tomó la palabra y dijo que la plaza Marcos Sastre, a pocos metros de su casa, "es tierra de nadie". Y le pidió al comisario que trasladaran la garita que está del otro lado de las vías. Escariz respondió que un policía en bicicleta recorre diariamente la plaza pero los vecinos indicaron que no es suficiente.

El programa Comisarías Abiertas empezó en marzo en toda la Ciudad.


"Fui robado dos veces en mi casa, en Andonaegui entre Olazábal y Mendoza, a 2 cuadras de la comisaria. Una vez entraron por los techos. Las denuncias fueron a parar a distintas fiscalías, nunca unificaron las causas y nunca tuve una respuesta", se quejó un señor.

Los vecinos pidieron que en las próximas reuniones también estén presentes autoridades del Poder Judicial y fiscales. "Así al menos conocemos las caras de los que liberan a los delincuentes", acotó uno de los pocos jóvenes presentes en la reunión y recibió los aplausos del resto de los asistentes.

Las autoridades del Gobierno de la Ciudad y el propio comisario tomaron nota de las denuncias y prometieron trabajar para solucionarlas. Para finalizar la reunión, Escariz contó uno de los principales objetivos que tiene: "Reducir la burocracia y el papel y empezar a mandar a todos los policías a la calle".